Texto por: Angel Santillán

Fotos cortesía: Cesar Vicuña


División Minúscula, las voces que nunca se callaron en el Teatro Metropólitan.

La agrupación de Pop Punk provenientes de Matamoros, Tamaulipas, se presentó nuevamente  ante un apoyo y fidelidad de sus fans que se vio reflejado con el sold out justo una semana antes del concierto.

Canción tras canción, liderados por Javier Blake interpretaban, en un repaso por su ahora basta discografía. Los primeros en salir a escena, fueron el trío español Correos con su Power Pop donde ellos mismos incitaban al publico a pararse y aplaudir, a lo que gran parte de ellos reaccionaron de buena manera respondiendo a la vibra de Correos y su corto pero enérgico show.

Pocos minutos después, Javier y Kiko Blake, Alex Luque, Efrén Barón, Ricci Pérez y Bucho aparecieron entre gritos eufóricos de la gente; y “Humanos como tú” inició la celebración. Practicamente todo el Metropólitan estaba de pie ante División Minúscula que soltaba “Miss Terrorista”, “Cada martes” y la combinación de emoción con “Sed” y “Diamantina” como un combo potencial de sensaciones. Javier Blake tomaba su guitarra acústica y entonaba “¡hey, hey, hey! No seas tan egoista y préstame tu piel, otra vez” ante el coro que el mismo Teatro entonaba con “Préstame tu piel”.

Llegó un momento tanto reflexivo como político con “Sin nombre”, un tema del que Javier dijera que División no se caracteriza por hablar de política, pero que dicha canción era necesaria.

“Betty Boop”, un track clásico de un disco clásico como lo es Extrañando Casa (2001), hizo brincar a mas de uno. Y con un “Muchas gracias” exclamado de Javier y sin perder tiempo, comenzó a tocar una versión semi-acústica de “Sognare” con la que varios soltaron la lagrima en algún recuerdo de amor, o donde también aprovecharon el momento para enviar audios de voz. “Cursi”, de las mas cantadas, “Señales” con versión acústica y “Veneno es antídoto (S.O.S)”, en efecto eran las que no podía faltar en una noche que se volvía vieja. “Salud, quiero brindar por todos ustedes, por venir, por estar vivos”, mencionaba Javier, para luego desplayarse con la dupla “Las luces de esta ciudad” y “Sismo”, con las que culminaron entre agradecimientos y aplausos incontables hacia la agrupación.

Pero, obviamente eso no sería todo, para la segunda parte saldrían con dos sorpresas, la primera; Luis Fara de Quiero Club cantaría con ellos, y la segunda; esa canción sería “Free Fallin”, un cover al recién fallecido Tom Petty.

La banda también le dio gusto a sus fans que pedían a gritos “Simple”, para después seguirse con “Tan fuerte, tan frágil”. Javier tomó por última vez el micrófono para decir “Esta es su canción”: “Voces”.

La gente gritó en éxtasis, durante todo el concierto y confirmó que División Minúscula es una de las bandas de rock mas queridas en México y que son las voces que nunca se callan, con un fuego que se nota difícil de apagar, al menos todavía por un largo rato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.