Satisfaction ¿cuál es tu tipo de primate? 

El deseo, el silencio y el abuso transformados en una canción


Original de Carmen Zavaleta y dirigido por Ángel Luna, Satisfaction es un unipersonal que indaga sobre la necesidad de habitar el cuerpo como único lugar posible de nuestra existencia que se estrenó el pasado 14 de julio en Sala Novo- Teatro La Capilla, obteniendo gran aceptación y éxito con el público.

Sara es una mujer de 45 años, independiente, soltera y sin hijos a quien en varias ocasiones se le ha helado la sangre. Una tarde de 1977 viendo “King Kong” su vida cambia. Empieza a buscar un gigantesco gorila que sea su compañero para atravesar la selva. El deseo, el sexo, el abuso, la comida y la presión social serán batallas que tal vez terminen esta noche, al ritmo de una canción o en el reflejo de los ojos y la voz en pecho de su protagonista.

En el camino para descubrirlo, Sara se da cuenta de lo fácil que es mentirle a Dios y de su  batalla por recuperar la  voz que poco a poco se ha quedado en silencio.

El director Ángel Luna comenta que “Satisfaction comienza en los años 70 hasta la actualidad, donde Sara –protagonizada por Carmen Zavaleta- es una mujer que habla de la satisfacción en la soledad.

El concepto de esta puesta en escena inicia desde la oportunidad de trabajar  en la construcción del texto, direccionándolo y asesorándolo dramatúrgicamente, mismo que decidimos dividirlo en voces del personaje (siendo niña, adolescente y adulta) e inicia en el presente como un narrador externo”.

La Dramaturgia y la dirección apuestan por un montaje dinámico, basado en el humor y el ajuste de cuentas con la vida, descubriendo una historia descaradamente íntima desde el ojo público que busca llegar a las mujeres  que alguna vez ha soñado con ser rescatadas de la selva que es la vida.

“Para el montaje ocupamos un espacio vacío donde solo se puede ver una silla que nos ayudará a hacer  transiciones de espacio-tiempo para viajar con el imaginario del espectador a cada uno de los lugares por los que anda Sara”.

La escenografía de este unipersonal es descrita como minimalista, con tintes rojos y muy pocos elementos: La silla se transforma en un dispositivo escénico, una cartulina y un perchero adquieren convenciones distintas ayudando a la narrativa escénica, dando vida a múltiples personajes que aparecerán durante la historia.

“El referente poético de la sangre en este unipersonal es uno de los elementos más importantes; en una persona cuando la sangre está caliente,  fluye y es indicio de satisfacción y felicidad, pero también cuando está congelada, es señal de que no se está viviendo. Satisfaction es un texto que habla del camino de  la insatisfacción de la mujer y cómo podemos abordarlo sin ser tan evidentes”, concluyó Ángel Luna.